Espiritualidad Teresiana

post-header

Ana Ma. Cámara y Josefina Valdés, stj

En la juventud, Teresa como toda mujer inteligente, conoce sus limitaciones y capacidades y obra en consecuencia. Nos confiesa que “tenía maña y diligencia para el mal, curiosidad y vanidad”. Pero también goza intensamente con los dones que siente que el Señor le ha dado.

Es fácil imaginarla hoy al natural, con la cara lavada y jeans.

Previous post
Next post
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *