Espiritualidad Teresiana

post-header

Ana Ma. Cámara y Josefina Valdés, stj

Se cuenta que, en cierta ocasión, un caballero acercándose a Teresa de Jesús le dijo: “Madre, me han dicho de vos que sois hermosa, inteligente y santa. ¿Qué decís de eso?” Teresa contestó: “En cuanto a hermosa, a la vista está; en cuanto a inteligente, nunca me tuve por tonta; en cuanto a santa, el tiempo lo dirá…”

En cuerpo y alma, Teresa era mujer delicada, sensible, generosa, amable, servicial, lúcida y culta, profundamente religiosa y a su vez, práctica, enérgica, tenaz, fuerte, magnánima. Sabía reconocer su riqueza interior y exterior. A eso nos invita siempre, a agradecer todos los dones recibidos y ponerlos al servicio de los demás.

Previous post
Next post
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *