Espiritualidad Teresiana

post-header

Ana Ma. Cámara y Josefina Valdés, stj

La alegría es un indicador de calidad humana, de santidad verdadera. “Un santo triste es un triste santo” diría Teresa de Jesús. Nuestra vida está hecha de opciones y, seamos conscientes o no, elegimos en cada momento el estado de ánimo en el que nos encontramos. Estamos capacitados para la sonrisa, la amabilidad, o para la tragedia, la violencia. Muchas veces no podemos cambiar las cosas negativas, pero siempre es posible un nuevo enfoque, “todo es según el color del cristal con que se mira”.

Previous post
Next post
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *