Espiritualidad Teresiana

post-header

Por: Claudia Morales Cueto
amigosdeteresa.com

“Recuperad, Dios mío, el tiempo perdido, con darme gracia en el presente y porvenir…”. E 4,2

En esta Exclamación, santa Teresa reflexiona acerca de todos los años que pasaron antes de que ella se decidiera a vivir realmente de acuerdo con los valores del Evangelio y a entregar su voluntad a al Señor. Por más que pensemos, nosotros no podemos cambiar el pasado. Dios es el dueño del tiempo y de nuestras vidas, por eso sólo Él puede darnos la gracia que permita recuperar el tiempo perdido para que aprovechemos las oportunidades del presente para servirlo y lo sigamos haciendo en el futuro. Para Teresa, todo lo bueno que hacemos proviene de Dios, quien nos regala los talentos y capacidades para hacer el bien. 

Nosotros ponemos los deseos de agradarlo; Él dará el ánimo y todo lo que haga falta.

Previous post
Next post