Espiritualidad Teresiana

post-header

Por: Claudia Morales Cueto
amigosdeteresa.com

“Estas casas se han fundado solo confiando en Él”. Carta 116, 1

Santa Teresa dirige esta carta al Padre Jerónimo Gracián, con quien dialoga por escrito acerca de si conviene aceptar sin dote a una postulante para ingresar al monasterio de Segovia. Teresa es clara es su criterio: no aceptar a las jóvenes que desean ingresar por interés, pues sería codicia.

Su experiencia de fundadora le ha enseñado que conviene elegir a las candidatas a carmelitas fijándose en lo principal: que sean buenas y tengan sentido común, y no de acuerdo a sus talentos o riquezas. La confianza debe estar en el verdadero Fundador, que es Dios. El monasterio de Segovia comenzó en Pastrana por petición de los Príncipes de Éboli y aparentemente no tendría dificultades. Sin embargo, un año después las monjas tuvieron que huir de ahí porque la princesa no respetaba la clausura ni la vida en comunidad. La confianza en Dios asegura la libertad que da la pobreza. No se trata de pasar hambre o vivir en la miseria, sino reconocer que el dinero es un medio, pero no un fin.

Next post